Acto de Graduación de Bachillerato

Discurso de Graduación 

Bueno, pues… Parece que hemos llegado al final de trayecto. Estamos a punto de terminar la última etapa en este centro. Y ahora, desde el escalón más alto. Echamos la vista atrás, y nos damos cuenta de que han pasado muchos años, y en esos años, muchas cosas:

 

Es probable que algunos de este grupo, recordemos este colegio como una segunda casa, en la que tuvimos juguetes con los que pudimos jugar, diversos patios en los que nos divertimos a lo largo de los años, ahora incluso, un bar en el que poder entrar a tomar algo calentito cuando hace malo, y amigos y compañeros de clase.

 

Amigos, con los que formamos nuestra propia familia escolar, y que nos acompañaron en todo momento. Aunque algunos de ellos, se hayan marchado ya, y otros, que se unieron hace poco, encontrasen aquí un grupo que los acogió, un grupo valiente, fuerte y profundamente vinculado. Un grupo que se ayudó y defendió siempre y que salió adelante en todas las ocasiones, no importando lo difícil que fuera la situación.

 

Seguramente también recordaréis todas aquellas anécdotas graciosas, todas las veladas que hicimos, y todas las fiestas de Mª Auxiliadora que jamás olvidaremos, y esos profesores que nos ayudaron y acompañaron en toda primaria, como aquellas lejanas caminatas al campo con don Carlos, las divertidas clases con Raúl. o hasta el solfeo y las canciones de flauta con Carmen.

 

También en ESO, con esas clases de biología y física y química con Santalla y sus llavero de Ferrari. Félix y las interminables matemáticas y sus fotos, Chema, nuestro socio, vigilándonos como el ojo de gran hermano, Don Fer, mientras nosotros hacíamos “tonterías tontas”, haciendo que no que haciendo. O Luisan, que si volasen los tontos, no se vería el sol.

 

Y como no, también ahora en estos dos cortos (pero significativos) años  de Bachiller:

 

Por esos interminables exámenes de filosofía, en los que peleábamos con Pedro Carlos por tener una pregunta menos, y en los que podíamos ver el mundo desde otra perspectiva.

 

Por el incansable esfuerzo de Bea, para hacer que la historia de España e historia del arte fuese lo más amena posible, por cuidarnos tanto. Y por su preciosa voz acompañando en los villancicos en navidad.

 

Por Miguel Ángel, eminencia que aparte de adorar el real Madrid, el clásico, nos enseñó matemáticas y biología, y que nos acompañó y apoyó estos dos años como lo hace un amigo muy cercano.

 

También por Dani, que nos enseñó cómo funcionaba la física en el universo, y nos prepara matemáticas incluso hasta los sábados, todo para que hagamos la Selectiv- *UPS* EBAU, lo mejor posible, pero siempre con una sonrisa en la boca. Dispuesto a ayudarnos todas las veces que lo necesitemos.

 

Por esas clases de Psicología con Sonia, e Informática con Alberto, en las que no solo aprendimos como pensaba el ser humano, sino que descubrimos que es también un genio en la tecnología.

 

Por esa lengua castellana, ese latín y toda esa cultura que, aunque costase, caló hondo en nosotros en las clases de Paz, al igual que sus chistes, y que seguro que perdurará por mucho, mucho tiempo.

 

Por Solinís, y esas risas en las clases de dibujo en el piso de arriba, con esa guitarra con la que puede hacer magia y relajarnos con una suave canción en un examen.

 

Y por Goyo y su paciencia, que no solo nos aguantó todo el año pasado como tutor, sino también este año, que, aunque le hemos dado mucho la lata en inglés, en el fondo de nuestro corazón, lo queremos muchísimo.

 

 

A unos nos ha costado más, y a otros menos llegar a este momento, pero hemos sido capaces. De ahora en adelante, tenemos que luchar por nuestro futuro, el futuro que deseamos y no dejar jamás que nuestros miedos, incertidumbres, o dudas… Ocupen el lugar de nuestros sueños. Ahora es el momento de demostrar también a nuestros padres, que todo su esfuerzo y dedicación por habernos guiado hasta aquí, ha merecido la pena. Pues ahora ya podemos tomar nuestras propias decisiones. Pero siempre será gracias a su apoyo.

 

Ahora nos vamos, dejando de ser alumnos, pero convirtiéndonos en antiguos alumnos de este colegio tan emblemático para nosotros. De verdad, os deseo a todos lo mejor y os doy el mayor de los ánimos posibles. ¡Ánimo!

 

Y sé que las despedidas son difíciles, y que puede que esta sea la última vez que nos veamos, o puede que no. Esto, no es un “Adiós” sino, un “¡hasta pronto!” Y éste, no solo ha sido un discurso de graduación para la generación de 1999. Sino un discurso para la promoción que empezará en 2017-2018.

 

Muchas gracias. Y lo dicho: ánimo, y buena suerte!


Etiquetas:  Bachillerato Salesianos santander




Publicación anterior
Día Internacional de los Museos
Siguiente publicación
Hemos sacado de paseo a la Virgen



Salesianos Santander




También te recomendamos






Más historias
Día Internacional de los Museos
Los alumnos de Historia del Arte han realizado su museo virtual de arte a lo largo del curso académico. Se puede acceder...
UA-53177049-1

Warning: Parameter 1 to transposh_plugin::process_page() expected to be a reference, value given in /homepages/0/d536470361/htdocs/clickandbuilds/SalesianosSantander/wp-includes/functions.php on line 3720