Colegio / Infantil / Infantil-Primaria / Noticias / 21 octubre, 2017

Grandes momentos en nuestra excursión a la Ferrería de Cades

Esta semana, los niños y las niñas de 4 y 5 años nos hemos ido de excursión a la Ferrería de Cades, con motivo de la semana final de nuestro proyecto “Camino Lebaniego”. Nada más llegar, nos dieron la bienvenida dos monitoras que sabían muchísimo sobre la Ferrería, aunque para calentar motores, primero nos enseñaron un vídeo en el que se mostraba la evolución de la Ferrería, así como las partes más significativas de la misma. Al terminar el vídeo, recordamos los tres elementos más importantes para poner en funcionamiento dicho lugar: los molinos, el agua y el carbón.

Además, hemos aprendido que las personas que trabajaban allí se llamaban “Ferrones”. Estas personas vivían en la Ferrería y desarrollaban su labor durante 9 meses, vestidos con una bata de lino y un sombrero de ala ancha. No obstante, también los ayudaban personas del pueblo. Y algo muy importante que no se nos olvidará, es que los niños y las niñas empezaban a trabajar desde los 12 años. ¡Vaya suerte que tenemos ahora de ir al cole y de no tener que trabajar!

Tras estas explicaciones, vimos una maqueta de la Ferrería, y después visitamos la Ferrería en sí, con demostraciones en vivo y en directo. Nos encantó la manera en que manipulaban el hierro, usando unas tenazas, y la forma en que hacían mover las máquinas (los fuelles, las mazas y los molinos). Un dato curioso es que, aunque los ferrones trabajaban todo el día, solo lograban hacer cuatro lingotes al día.

Enseguida de ver esto, nos dividimos en dos grupos, y mientras unos tomaban el almuerzo, otros veíamos las demostraciones que las monitoras nos hacían sobre la manera en que se molía el maíz. ¿Sabíais que antes la harina se hacía solo con maíz, y que las personas hacían trueques, es decir, intercambiaban granos de maíz por otros productos?

Por si todo esto fuera poco, luego fuimos a hacer un recorrido por el bosque de la Anjana Jana. Mientras lo recorríamos, nos encontramos con lazos de distintos colores y botes de comida que Jana se había dejado desperdigados por el bosque (miel, frutos secos). Al final del recorrido, Jana nos dejó una carta; cuando la leímos, decidimos recoger todo lo que íbamos encontrando en el camino de vuelta. Nos encantó ayudar a Jana.

Finalmente, como broche final de la excursión, hicimos un taller de coronas de hojas del bosque de Jana. Al poner todas las hojas que queríamos, escribimos nuestro nombre y nos despedimos de las dos monitoras, agradeciéndoles enormemente sus fabulosas explicaciones y todo lo que aprendimos gracias a ellas.

Esperemos que podamos repetir experiencias parecidas. ¡Nos lo pasamos genial de excursión!

No dejéis de leernos en siguientes noticias.

 


Etiquetas:  ferrería de Cades Infantil




Publicación anterior
¡Ya tenemos nuestra Lebaniega!
Siguiente publicación
Última etapa y final de proyecto



Salesianos Santander




También te recomendamos






Más historias
¡Ya tenemos nuestra Lebaniega!
El 19 de octubre los alumnos de segundo de Primaria terminamos el proyecto del Camino Lebaniego. Después de cinco semanas...
UA-53177049-1

This site is protected by wp-copyrightpro.com