AMPA / Colegio / Noticias / 27 mayo, 2015

III Ruta de senderismo

El lunes 25 de Mayo, aprovechando que era la Festividad de la Virgen de Mar, patrona de Santander, aprovechamos para realizar la III ruta de senderismo del curso 2014-15.

Para ver una descripción más detallada de la ruta pinchar aquí.

En esta ocasión nos juntamos 51 senderistas y realizamos una ruta que comenzaba en el pueblo cántabro de San Martín de Elines y llegaríamos al pueblo de Castilla-León de Orbaneja del Castillo, en la provincia de Burgos.

Elines-Orbaneja-Web

Cartel anunciador de la III ruta de senderismo

Para ello nos dirigimos desde Santander en autobús hasta San Martín de Elines, donde teníamos concertada la visita a uno de los mejores monumentos románicos de Cantabria, junto a la colegiata de Santillana del Mar y la de Castañeda. Allí nos atendió el párroco de la Colegiata, el padre Bertín, que amablemente nos explicó las características principales de este magnífico monumento. Es decir no todo fue lúdico, también fue cultural.

Padre Bertín explicando las características de la Colegiata

Padre Bertín explicando las características de la Colegiata

Una vez acabada la visita, y realizada la fotografía de rigor nos dirigimos a la entrada del pueblo, junto al puente, donde se encuentra el sendero que bordea el río Ebro en la parte baja del cañón que lleva el mismo nombre.

Grupo de senderistas junto a la Colegiata

Grupo de senderistas junto a la Colegiata

A los 3 kilómetros de comenzar nuestra caminata llegamos al pueblo de Villaescusa del Ebro, pueblo prácticamente abandonado, y del cual pudimos ver la pila bautismal de su iglesia, ya en desuso, en la Colegiata de San Martín de Elines. Atravesamos el pueblo y continuando por el sendero llegamos a un desvío en el que entramos para visitar el conocido Tobazo, donde aprovechamos para tomar el primer refrigerio del día. Allí pudimos disfrutar del esos aperitivos a la sombra de un gran haya y con el sonido de fondo de la cascada, a la cual algunos chavalucos subieron para disfrutar de sus vistas.

Refrigerio en el Tobazo

Refrigerio en el Tobazo

Una vez tomado ese ligero descanso continuamos nuestro camino junto al río en dirección al pueblo de Orbaneja del Castillo. En el camino pudimos disfrutar de las magníficas vistas del cañón, los bosques de robles y hayas y sobre todo el agradable olor a miel proveniente de los brezos en flor que cubrían los laterales del cañón. Menos mal que todo el recorrido era  a la sombra de los árboles, ya que el sol comenzaba a apretar.

Cruzando puentes y arroyos

Cruzando puentes y arroyos

A eso de las tres de la tarde llegamos al puente que cruza el Ebro y que nos dirige a la base del pueblo de Orbaneja del Castillo. Para ello tuvimos que caminar unos metros por la carretera hasta que llegamos a la famosa cascada de agua que bajando desde lo alto del pueblo, en la cueva del agua, llegaba hasta la carretera, atravesándola por debajo y formando una apetecible piscina en el otro lado de la carretera. Allí aprovechamos para hacer una foto de casi todo el grupo teniendo como fondo la cascada y el pueblo.

Grupo de senderistas en Orbaneja

Grupo de senderistas en Orbaneja

Después de subir una buena tanda de escaleras llegamos al centro del pueblo, ya allí junto al río nos pusimos a compartir nuestra comida. Algunos padres y madres aprovecharon para tomar una café o un helado en uno de los múltiples bares de este turístico pueblo.

Comiendo en Orbaneja del Castillo

Comiendo en Orbaneja del Castillo

Algunos niños aprovecharon para jugar en el río, mojándose las botas y pantalones, y otros más intrépidos se adentraron en la cueva del agua acompañados por un servidor. Una pequeña aventura que aunque tuvimos que saltar algún murete mereció la pena.

Después, a eso de las 16:30 iniciamos el único tramo en ascenso de todo el recorrido. Era un pequeño desnivel que nos dirigía hacia el páramo de Bricia, donde el paisaje cambiaba totalmente y pasaba a a ser el típico de la meseta. Allí nos dirigimos hacia la zona de los chozos, unas pequeñas construcciones de forma circular o cuadrada donde los campesinos y ganaderos guardaban sus aperos y también les servía de refugio en el duro invierno.

Chavalucos en uno de los chozos

Chavalucos en uno de los chozos

Seguimos por este sendero hasta que dimos una vuelta completa y llegamos a una magnífica vista del cañón del Ebro junto al pueblo de Orbaneja. Lógicamente nos hicimos una foto y ya bajamos hacia el pueblo donde cogimos el autobús para legar a Santander a las 20:15 horas.

Grupo de Senderistas con Cañón del Ebro y Orbaneja del Castillo al fondo

Grupo de senderistas con Cañón del Ebro y Orbaneja del Castillo al fondo

Desde aquí quisiera agradecer a todos los participantes su buena actitud y esperemos que el próximo curso se pueda repetir la experiencia por otra de las múltiples rutas que hay en nuestra maravillosa Cantabria.


Etiquetas:  AMPA Excursión rutas Senderismo




Publicación anterior
FP: Excursión-Convivencia en Ucieda
Siguiente publicación
Los niños de 5 años estamos de albergue



Salesianos Santander
Colegio "María Auxiliadora"




También te recomendamos




0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Más historias
FP: Excursión-Convivencia en Ucieda
El viernes 22 de mayo los alumnos de los Ciclos Formativos hemos realizado la tradicional excursión-convivencia a las campas...
UA-53177049-1

This site is protected by wp-copyrightpro.com